Huella de Carbono de Viña Pedrosa, bodega pionera de la Ribera

| Casos de éxito.


Continuando con el propósito de hacer que el impacto medioambiental sea cada vez menor, CREO calcula la huella de carbono de la bodega Hnos. Pérez Pascuas, registrándola en la sección de huella de carbono del Ministerio de Agricultura y Medioambiente.


Una bodega, por su propia actividad, posee un impacto ambiental considerable. El consumo de energía se produce en todas las fases de proceso de elaboración del vino. Se alimenta con energía la maquinaria desde la entrada de la vendimia por las tolvas de recepción hasta el envasado y etiquetado para la posterior expedición del producto, y se emplea en la iluminación y climatización de naves, almacenes y oficinas. Estos consumidores de energía, tienen unas emisiones de CO2 asociadas.

A todo esto, hay que sumarle las emisiones de proceso debidas a la actividad de campo, teniendo en cuenta el consumo de combustible de la maquinaria agrícola necesaria para llevar a cabo la actividad de cultivo así como el tipo de fertilizante utilizado.

Consciente de este hecho, la bodega Viña Pedrosa se interesó por calcular su huella de carbono, contando con la colaboración de CREO. Es aquí donde, tomando como base la auditoría energética que CREO realizó en la bodega en el año 2010, se fijó una serie de actuaciones para establecer un plan de reducción de la emisiones de CO2, y por consiguiente, un ahorro energético.

Así, tras completar el proceso de cálculo, la bodega Hnos. Pérez Pascuas pasa a ser la primera bodega de la Ribera de Duero inscrita en el registro de huella de carbono del MAGRAMA, quedando reflejada su lucha contra el cambio climático y llevando a cabo actuaciones de mejora para reducir al máximo su huella de carbono.Sierra Exif JPEG

Eco de este hecho, diversos medios de comunicación de la prensa escrita han querido dar auge a la noticia haciéndola pública – en los siguientes enlaces se puede ver la noticia -.

Es crucial entender la huella de carbono no sólo como un mero elemento de cálculo, sino como un primer paso en el camino de la mejora y el compromiso de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.  Confiamos en que esta sea la primera de muchas bodegas de la Ribera que participen activamente en la lucha contra el cambio climático. Como bien dice la cita: “lo que no se puede medir, no se puede gestionar. La medición es la primera etapa que conduce a la gestión. Si no puedes medir algo, no lo puedes gestionar. Si no lo puedes gestionar, no lo puedes mejorar.”