Un paso más cerca de la Transición Energética

| Blog.

Compartir:

El pasado 30 de junio cerraron siete de las quince centrales térmicas de carbón que aún estaban en activo en España. Para poder seguir funcionando,  desde Europa se las exigía realizar unas obras para rebajar las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, teniendo como fecha límite el último día del pasado mes. El elevado coste de la inversión requerida ha desembocado en su cierre definitivo.

Con el aumento del precio de las emisiones de CO2 desde 2018 y que en 2019 se produjo una bajada considerable del precio del gas natural, en España los ciclos combinados han desplazado a las centrales de carbón hasta hacerlas casi desaparecer por completo.

De las ocho plantas que quedan en la actualidad activas en nuestro país, cuatro de ellas ya han solicitado el cierre al Gobierno y están a la espera de aprobación de los permisos. Por lo tanto, próximamente quedarán únicamente cuatro plantas operativas y con un futuro muy poco esperanzador.

En la gráfica puede verse la generación del carbón (barras verde claro) en los últimos 10 años, así como el porcentaje (línea verde oscuro) que ésta representa de la generación total. Como se puede observar, el aporte del carbón al mix de generación bajó significativamente en 2019 a un 5% cuando la media de los años anteriores (2010-2018) se situaba en un 15%. Aunque el dato de 2020 es de lo que llevamos de año, todo apunta a que va a ser todavía más bajo que el del año pasado.